top of page

"Le debo a mi YO de 4 años todo el crédito por guiarme hacia una carrera exitosa y vibrante"


Voy a empezar diciendo... ¡sí! la de la foto soy yo! Tenía 4 años y me encantaba bailar. ¡Y el vestido era de mi mamá! Linda historia, ¿verdad? ¡Super linda! pero esto es sólo la introducción a algo mucho más profundo. ¡Así que, vamos!


Hay una declaración muy potente escrita por María Montessori sobre cómo los niños/as se construyen a sí mismos: “Las impresiones no entran simplemente en la mente de un niño/a; ellos lo/a forman.”

A medida que crecemos, nuestros pequeños cerebros se alimentan de todo tipo de información que hay en nuestro entorno. Información que poco a poco, a medida que crecemos, va moldeando nuestra personalidad. La información más poderosa proviene de nuestra familia o cuidadores. Pero olvidamos que esos adultos tienen sus propias experiencias personales. Una vez fueron niños, por lo que sus cerebros se alimentaron con la información de otra persona que moldeó su personalidad. Y antes de ellos, lo mismo sucedió con sus antepasados. A ninguno de ellos, ni a nosotros, se nos enseñó a SER NOSOTROS MISMOS. Pero es hora de que traigamos nuestra conciencia a nosotros mismos y nos conectemos con quienes estamos destinados a ser, no solo por nosotros, sino también por nuestras generaciones futuras. ¿Ves? ¡Te dije que la linda historia tenía un punto más profundo!


Hace 4 años, cuando comencé mi potente Viaje de Sanación por el que pasé, descubrí que muchos de los rasgos de mi personalidad no eran míos en absoluto.

Según mi terapeuta (y voy a decir esto muy brevemente, de lo contrario, esta publicación debería convertirse en un libro de 300 páginas, ¡jeje!), me hice cargo del dolor de mi mamá y puse sobre mis hombros la responsabilidad de protegerla. Tomé esa decisión cuando solo tenía 5 años. Y lo hice, en base a lo que escuchaba y lo que sucedía a mi alrededor. Siguiendo con la idea del párrafo anterior, mi cerebro se alimentaba de mi entorno actual en ese momento.

Una de las cosas que descubrí fue que asumir esa responsabilidad es una de las razones por las que crecí y me convertí en una mujer convencida a nivel de subconsciente de que era responsable de todo y de todos los que me rodeaban. Además, descubrí que aquí es de donde provienen mis comportamientos tipo mujer multitareas, mi obsesión por tener todo bajo control, mis TOCs, mi ansiedad crónica y el "no puedo ser menos que perfecta" (lo sé... ¡guau!).

Por cierto, si tienes algún comportamiento tóxico y nunca te has preguntado de dónde vienen... ¡mujer! ¡Empieza ahora! ¡Te prometo que te va a cambiar la vida y te sentirás tan ligera como una pluma!


Durante este potente viaje de sanación, la instrucción de mi terapeuta fue retroceder en el tiempo y comenzar a recordar cómo era cuando era pequeña. Y elegí usar una meditación para hacerlo.

Los primeros recuerdos que pude recuperar eran, yo, a la edad de 4 años, mirando por la ventana y esperando que mi papá llegara a casa, porque tenía un nuevo "baile" que había creado y ¡necesitaba que me viera bailar! La forma en que pude revivir ese momento fue extremadamente intensa para mí. Se sentía tan real y me trajo tanta alegría. Pude recordar cuánto me gustaba bailar, crear nuevos movimientos siguiendo los ritmos y cantar mientras bailaba.


Luego, mi cerebro me empujó hacia adelante en el tiempo y me vi a mí mismo a los 24 años. En un momento en que estaba muy mal emocionalmente en la universidad porque quería renunciar a la carrera de Derecho.

El momento en que colapsé fue cuando terminé mi trabajo como Enlace para las Economías de APEC en noviembre de 2004. Déjame contarte esto brevemente, para que entiendas mejor.

Conseguí un trabajo en 2004 en un departamento del Ministerio de Relaciones Exteriores que estaba a cargo de coordinar diferentes actividades para cada economía (país) miembro de la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC). Trabajé como enlace para Nueva Zelanda, ayudándolos, literalmente, ¡en lo que sea! ¡jajaja!

En serio, los enlaces teninan que resolver problemas desde "¿cómo puedo conseguir un taxi?" hasta "Ayúdame a contactar al secretario del Ministro de Economía de China para una reunión bilateral" (caso real, ¡y logré que la reunión se llevara a cabo!).

Este fue el trabajo más emocionante y vibrante que he tenido. Todo era rápido, había tanta información en todas partes, había personas de 21 países diferentes, teniamos que crear estructuras pero también cambiarlas todo el tiempo para adaptarlas a las circunstancias cambiantes (las autoridades son como estrellas de rock, ¡qué puedo decir!). Este trabajo me hizo sentir viva y me hizo profundamente feliz. Básicamente, me hizo sentir tan feliz como me hacía sentir bailar cuando tenía 4 años.


Ahora te estarás preguntando... ¿por qué estaba emocionalmente tan mal si estaba tan feliz? Bueno, porque lo que hice en APEC no estaba ni cerca de parecerse a estudiar Derecho o de ejercer como Abogada. Empecé a darme cuenta de que no había forma de que pudiera tener un trabajo tan vibrante como el que tuve trabajando como abogada. Y, bueno, supongo que mi instinto de supervivencia me empujó a elegir el área más similar que pude encontrar, que es la Propiedad Intelectual (no me malinterpretes, me encantaba ser abogada de marcas, pero simplemente no pudo llenar el vacio que dejó mi experiencia anterior).


Y así, mientras navegaba hacia esos recuerdos, me encontré recordando mi "etapa irresponsable", que en realidad era mi estado de depresión profunda. ¡Ese fue un momento en el que comencé a faltar a mis clases en la universidad y me negaba a levantarme de la cama durante semanas enteras! Recordé que lo único que quería hacer era salir, casi todas las noches, a una discoteca que me encantaba. Y solo bailaba y bailaba y bailaba, toda la noche sin parar. Recuerdo lo mucho que disfrutaba la música y lo feliz que me sentía cuando tocaban mis canciones favoritas. Casi tan feliz como cuando tenía 4 años bailando para mi papá (¿recuerdas mi publicación anterior sobre mi derrame cerebral? Bueno, fue en esa época cuando comencé a usar el alcohol como mecanismo de supervivencia).


Finalmente, cuando terminó mi meditación, abrí los ojos y pensé: "¿POR QUÉ CARAJOS DECIDÍ SER ABOGADO? ¡¿POR QUÉ NO RENUNCIÉ A LA FACULTAD DE DERECHO?!"

¿Recuerdas lo que te dije al principio? ¿Que puse sobre mis hombros la responsabilidad de proteger a mi mamá? Bueno... ¡FUE POR ESO!


Todos estos años no pude entender mi decisión de convertirme en abogado hasta que encontré la verdadera motivación. Porque, la verdad, yo quería ser Periodista o Chef. E incluso asistí a la Facultad de Periodismo durante 1 mes, pero luego renuncié y regresé a la Facultad de Derecho.


¿Quieres saber por qué nunca pude abandonar la Facultad de Derecho?

Porque cada vez que lo intentaba, sentía que algo no estaba bien. Y cuando conecté todas estas experiencias y recuerdos que acabo de compartir contigo, pude recordar que cada vez que lo intentaba, tenía un sentimiento que no podía racionalizar y comprender en ese momento. Y fue el hecho de que sentía que estaba traicionando a mi mamá. Porque era mi responsabilidad protegerla. Era mi deber exigir JUSTICIA para ella.


¿Entiéndes cómo podemos perder nuestro verdadero YO a medida que crecemos hacia la edad adulta?

Nunca sabrás lo que te estás perdiendo, hasta que decidas reconectarte con tu infancia. En tu infancia están tus verdaderos talentos y tus verdaderas preferencias y están libres de la influencia del entorno en el que creciste.

Y una vez que te permitas conectarte con los sentimientos de esa niña y las cosas que le daban alegría, tendrás que encontrar la manera de traer esa felicidad de vuelta a tu vida actual.


En mi caso, recordé que el baile era mi principal fuente de alegría, pero no era mi destino convertirme en bailarína. Lo que necesitaba encontrar ahora, siendo una mujer, era algo que me permitiera vivir una vida vibrante. Algo que me hiciera sentir la misma alegría que sentía cuando era esa pequeña bailarina a los 4 años.

¡Me tomó solo 24 años encontrarlo! (jajaja). Pero no me arrepiento, solo veo experiencias valiosas que me ayudaron a ser quien soy hoy. Personal y profesionalmente. Una mujer de la que estoy seguro que mi pequeña YO está orgullosa.


Mi trabajo actual como Health and Life Coach me permite sentir alegría cada vez que veo a una mujer conectándose consigo misma, amándose, sintiéndose agradecida y experimentando una transformación de vida a tal nivel que es capaz de trascender sus limitaciones (que es mucho más que solo superar obstáculos). Y puedo dar rienda suelta a mi creatividad cada vez que se me ocurre un nuevo programa de Coaching (de la misma forma en que daba rienda suelta a la creación de mis pasos de baile a los 4 años).

Mi trabajo actual hace que mi vida sea tan vibrante como lo era cuando tenía ese trabajo en 2004.


Ignoré a mi niña durante demasiados años. Pero ya no más. Soy y siempre seré esa niña pequeña y he decidido dar la bienvenida a mi vida a un estado constante de alegría pura y real.


Ahora dime, ¿estás dispuesta a hacer un viaje en el tiempo para dejar que tu pequeña te lleve a donde está tu verdadera alegría?


Gracias por leer y espero que esto pueda ser de inspiración para ti.

Me encontrarás aquí con una nueva publicación todos los miércoles!


¡Un montón de amor para ti!

Andie










9 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page